viernes, 30 de noviembre de 2012

~Capítulo Cuarenta y Siete: “Exclusivamente tú.”~



Melanie Flint

Respiré hondo. Vamos, Mel, ya estás aquí, no seas cobarde, aprieta el timbre de una vez. Eso hice, llamé y un minuto después, la madre de Louis me abrió la puerta.

- ¿Se acuerda de mí? –dije tímida.
- ¿Y tú te acuerdas de que te dije que no me llamaras de usted? –dijo ella sonriéndome.- ¿Qué tal estás? –dijo y dirigí mi mirada al suelo.- Oh, preciosa lo siento, ha sido una pregunta tonta.
- No es nada.-sonreí.- ¿Está…él? –pregunté.
- Claro, pasa, que te vas a congelar ahí fuera.-entré con ella y las gemelas cruzaban en ese momento el pasillo correteando.- No corráis, os vais a caer.-al instante pararon.
- Hola chicas.-las saludé.
- ¡Mel! –dijeron las dos a la vez y vinieron hasta donde estábamos, me agaché para quedar a su altura y me abrazaron. Eran adorables.
- ¡Hoy es el cumple de Louis! –dijo entusiasmada Daisy. Reí.
- Sí, lo sé.
- ¿Eres su regalo? –preguntó Phoebe.- Le hemos preparado una fiesta, ¿te vas a quedar?
- No lo sé, pequeña.-le sonreí. Y entonces aparecieron las dos que faltaban.
- ¡Hola Melanie! –me saludaron las dos con un beso en la mejilla.
- Creí que ibas a venir con Louis.-dijo Fizzy.
- Vale ya de tantas preguntas chicas, creo que ha venido a algo importante, ¿verdad? –dijo Jay.- Está en su habitación, sabes donde es. Suerte preciosa.
- Gracias Jay.-sonreí y me dirigí al salón para subir al piso de arriba.
- ¿Ha pasado algo con mi hermano, Mel? Está rarísimo desde que llegó, mamá lo sabe pero nadie me cuenta nada.-dijo Lottie a mi lado, acompañándome a la habitación.
- Ha sido un malentendido. Eso es todo.-le contesté.
- Espero que se solucione.-dijo.- Hacéis buena pareja, me gustas para mi hermano.-sonreí.
- Eso espero yo también. Gracias pequeña.-besó mi mejilla y me quedé sola frente a la puerta de su habitación que estaba cerrada. Llamé suavemente con la mano.
- Mamá, ya te he dicho que quiero estar un rato solo aunque sea mi cumpleaños.-sonó su voz al otro lado de la puerta.

Decidí abrir la puerta y entrar. Estaba tumbado en la cama, mirando al techo con los ojos cerrados.

Louis Tomlinson

Desde que había llegado a Doncaster no había parado de pensar en ella ni un solo momento, pasaba los días tumbado en la cama pensando en cómo había podido hacerme eso, dándole vueltas, buscando una razón que no encontraba. Se lo había contado a mi madre y según ella debería haberla escuchado y hacer frente a los problemas.

Era mi cumpleaños, “si vamos, uno de los mejores que voy a pasar, aquí, amargado completamente”, mi madre estaba empeñada en que saliera de la habitación, creo que tenían preparado algo así como una fiesta. Mis ganas de ir a una fiesta eran nulas, cero, pero lo tendría que hacer por ellas, mi madre y mis pequeñas que seguramente lo habrían preparado con ilusión durante varios días, sí, pero eso no iba a impedir que siguiera encerrado hasta la hora de la fiesta.

Llamaron a la puerta, las madres podían ser realmente pesadas, sé que ella solo quiere que esté bien y agradezco que se preocupe por mí pero hay momentos en que uno necesita estar solo, aunque da igual, ellas nunca lo entenderán.

- Mamá, ya te he dicho que quiero estar un rato solo aunque sea mi cumpleaños.-grité para que me escuchara. Aun así escuché que la puerta se abría. Me incorporé.- Mamá, de verdad.-no continué al verla allí. ¿Qué hacía ella aquí?
- No es bueno que uno esté solo en su cumpleaños.-dijo evitando mirarme a los ojos.
- Supongo que no, pero es lo que me apetece.
- Pues yo no voy a irme hasta que no hablemos.-dijo seria.
- Creo que quedó todo bastante claro el otro día.- La quería, mucho, más de lo que nunca hubiera podido imaginar que llegaría a querer a alguien pero mi cabeza me decía que vi lo que vi y era muy cabezón.
- No, por supuesto que no quedó nada claro el otro día, no tienes ni idea de lo que pasó.- Sí, igual de cabezota que yo.
- Y supongo que no me vas a dejar en paz hasta que te escuche, ¿verdad?
- Exactamente.-contestó esbozando una pequeña sonrisa. Esa sonrisa que me volvía loco.
- No me queda más remedio entonces.-refunfuñé volviendo a cerrar los ojos. Mi cabeza no hacía más que decirme que no podía perdonarla, que había visto cómo se besaba con él, cómo me engañaba. En cambio, mi corazón decía que la escuchara y que corriera a abrazarla. Escuché como soltaba un suspiro antes de empezar a hablar.
- Sé que me viste besándome con Jake.-¿Lo reconoces, Mel? Ahora si que me he quedado sin palabras.- Bueno más bien, me besó él. Pero te perdiste la mejor parte.-soltó una pequeña risa. ¿Esto qué es? ¿Dónde tiene la gracia? No lo entiendo, encima me va a contar los detalles al parecer.- Le pegué una bofetada por hacerlo.-inconscientemente una sonrisa se apoderó de mi cara.- Y eso fue todo lo que pasó, me besó a la fuerza y se llevó su merecido, sabes perfectamente que nunca te engañaría, sabes que no soy así pero sobre todo sabes, o al menos deberías saber, lo mucho que te quiero, Louis. Puedes creerme o no, pero te puedo asegurar que solo pasó eso y que por supuesto no significó nada para mí.-escuché sus pasos por la habitación, en dirección a la puerta.- Solo me queda pedirte perdón por el daño que haya podido causarte.-suspiró.- Pásalo bien en la fiesta.-y oí que cerraba la puerta.

Me levanté de la cama. ¿Qué narices había hecho? Me lo había explicado todo y tenía sentido, la verdad, y yo soy un completo imbécil y al no decir nada se ha marchado, pensando seguramente que no quiero verla ni en pintura. Idiota, más que idiota. Fui a abrir la puerta para salir a buscarla pero tropecé con algo. Un paquete, envuelto en un papel brillante de color azul, tenía una pequeña tarjeta: “¿Eres el Tommo Tomlinson? –sonreí.- Entonces ábrelo, esto es para ti” Quité el papel rápidamente y abrí la caja, lo primero que había era una nota.

¡Felicidades! Y ¡Feliz Navidad! Esto de que hayas nacido el mismo día de Navidad es fastidioso, ¡tengo qué pensar dos regalos! No es justo, tengo que pensar el doble. Seguramente ahora te estarás riendo, ¿verdad Tomlinson? –tenía razón, no había podido evitar reír ante ese comentario.- Bueno, a lo que íbamos, después de darle muchas vueltas he pensado hacerte los dos regalos en uno, y sí, está todo en esta cajita, aunque te parezca que no va a ser gran cosa. Tienes dos sobres, el que tienes que abrir primero es el azul, es una especie de juego. Sigue leyendo esto antes de ponerte a ver todo lo que hay dentro, que nos conocemos.-dejé la nota sobre el escritorio y abrí el sobre azul, saqué lo que había dentro, eran fotos nuestras, pero antes de verlas detenidamente, la hice caso y continué leyendo.- Tienes que adivinar cuándo nos hicimos cada foto, la solución está escrita por detrás, pero ¡no hagas trampas! –sonreí y empecé a ver las fotos. En la primera salíamos en Hyde Park, sin duda cuando nos conocimos, el día del Tour por Londres, giré la foto “El día del tour, recuerdo que me llamaste pesada, muy mal, Louis, muy mal” Reí de nuevo y pasé a la siguiente. En la playa, grabando el videoclip. “Este mini viaje fue genial a excepción de mi bigote, lo mejor, por supuesto, tú caída en mi trampa”. Después había una en la que salíamos bastante arreglados, debía ser en la fiesta de cumpleaños de Niall “El cumpleaños de Nialler, en aquella fiesta pasaron dos cosas: me llamaste enana por primera vez, que sepas que no me gustaba nada que me llamaran así, hasta que me lo dijiste tú, y la segunda: interrumpieron lo que hubiera sido nuestro primer beso” Quedaban tres fotos, una en la playa de Los Ángeles “Otra vez allí, un viaje inolvidable con el chico perfecto”, otra el día de los bolos “Una derrota que trajo muchas risas para nosotras” y en la última salíamos dándonos un beso, el último día antes de vacaciones en Londres, cuando salimos a cenar, cuando todo estaba bien entre nosotros “Nuestra foto más bonita, en mi opinión.” Dejé las fotos al lado de la caja y cogí de nuevo la nota.- ¿Qué tal ha ido? ¿Las has adivinado o has fallado todas? Sí has acertado continúa si no…bah, abrirás el otro sobre de cualquier forma. Espero que te guste lo que hay dentro, quizás no sea nada caro ni de marca pero creo que es especial y eso quería que fuera el primer regalo que te hacía: especial. Pensarás seguramente que es cursi, idiota, bobo, pero me da exactamente igual porque así soy yo: cursi, idiota, boba. –“Lo eres” pensé, “MI cursi, MI idiota, MI boba”-Venga, Tommo, sé que te mueres por saber qué hay dentro, así que te dejo que lo veas tranquilamente. Te quiere, una enana.”

Cogí el otro sobre, de color amarillo, en él había varias tarjetas de colores, escritas por ella, empecé a leerlas:

Vale por una sonrisa.”
“Vale por una zanahoria.”
“Vale por un café del Starbucks.”
“Vale por una pelea en la nieve.”
“Vale por un día de compras.”
“Vale por una salida al cine.”
“Vale por un día de picnic.”
“Vale por una tarde en casa, acurrucados en el sofá.”
“Vale por una cena romántica.”
“Vale por un desayuno en la cama.”
“Vale por miles de besos.”
“Vale por un millón de te quiero’s.”

Dejé todo en el escritorio y salí corriendo de la habitación. Mi madre estaba con las demás en el salón.

- ¿Se ha ido? –le pregunté.
- ¿Qué le has dicho? Ha salido llorando de aquí.-contestó mi madre. Mierda, mierda, mierda.
- Nada.
- ¿Cómo que nada?
- Eso, me he quedado callado como un imbécil.
- Mamá, Louis ha dicho una palabrota.-me acusó Phoebe.
- ¿Qué has hecho qué? Hijo, siento decirte que sí, efectivamente eres tonto. Haz el favor de ir a buscarla ahora mismo y arreglarlo todo, no quiero verte más días por aquí como un alma en pena.-Asentí, cogí el abrigo y salí rápidamente de casa. Esperaba que no se hubiera subido al tren de vuelta a su casa.

Melanie Flint

No decía nada, seguía tumbado en la cama sin ni siquiera abrir los ojos para mirarme, eso me hacía pensar que no tenía solución.

- Pásalo bien en la fiesta.-saqué de la mochila la caja de su regalo, lo dejé en el suelo y salí de la habitación, cerrando la puerta tras de mí. Me apoyé en la pared del pasillo mientras las lágrimas, imposibles de controlar ni un segundo más, caían por mis mejillas. Respiré hondo, me las limpié con la manga del jersey y bajé para irme de allí. Me encontré con Jay y las niñas en el salón.
- ¿Qué ha pasado, cielo? ¿Le has dicho todo lo que me habías contado antes? –Sí, se lo había contado antes de hablar con Louis. Asentí con la cabeza.- ¿Entonces?
- No tiene solución, no me cree y lo entiendo, prefiere fiarse de lo que vió aunque yo desearía que no fuera así.-le dije intentando mantenerme fuerte.- Gracias por todo, Jay.-me abrazó.- Adiós chicas.-me despedí de ellas con la mano y salí de allí.

Hacía frío en la calle, pero poco me importaba, empecé a caminar, sin prisa y sin dirección por las calles de Doncaster mientras volvía a derrumbarme. No podía creer que todo hubiera terminado así, me negaba a creerlo pero era lo que había sucedido, había hecho todo lo posible pero había sido inútil.

Seguía andando cuando escuché que alguien me llamaba.

- Mel, Mel, espera por favor.- Su voz. ¿Era él o alucinaciones mías? Miré hacia atrás. No, no eran alucinaciones, corría hacia donde estaba yo, intentando alcanzarme. Paré de caminar y unos segundos después estaba frente a mí.
- ¿Qué quieres, Louis? –le dije.- Me ha quedado ya todo muy claro, me iré y haremos como que esto no ha pasado y repito, siento si te he hecho daño.
- No, no, espera por favor.-me pidió.- Mel, lo siento, perdón por no haberte escuchado y haberme ido así, sin dejar que me explicaras pero es que solo pensar en la idea de que podrías elegirle a él antes que a mí, me mataba por dentro, -cogió mi cara con sus manos, haciendo que nos miráramos a los ojos y que me perdiera en los suyos, unas veces grises, otras más azules.- Sé que me he comportado como un idiota hace un rato, debería haberte dicho algo.-juntó su frente con la mía, cerrando los ojos.- Perdóname, perdóname, perdóname.-susurró varias veces.
- Calla y bésame de una vez.-susurré a lo que él respondió con una sonrisa, haciendo segundos después que nuestros labios se juntaran mientras nuestras lenguas empezaban con su juego favorito.
- Te quiero enana.-dijo cuando nos separamos escasamente unos milímetros.-
- Te quiero Lou.-ambos sonreímos.
- Vamos a casa.-dijo cogiéndome de la mano, haciendo que nuestros dedos se entrelazaran.- ¿De verdad fuiste capaz de pegarle? –dijo andando de nuevo hasta su casa. Asentí.
- Se lo merecía y no solo por besarme, aún me la debía por haberme engañado.-contesté y él rió.
- Eres muy rencorosa.-dijo sonriendo.- Pero tenías toda la razón, tus labios solo los puedo besar yo.
- Exclusivamente tú.-dije antes de que me robara un pequeño beso.

 Hey girls! Aquí tenéis otro capitulo más, espero que os haya gustado. No sé cuando podré subir el siguiente porque esta tarde me voy a León a pasar el fin de semana y no voy a poder escribir y luego, entre semana tengo un montón de trabajos que hacer para la uni así que...bueno, escribiré cada vez que tenga un ratito los últimos capitulos :) Gracias por todo. Love you all <3

20 comentarios:

  1. peiurdfhcr08ybvrfuvboriyfubvyeribfvcoyeribvocriydfuvbyoerifuhviyf LO AMO me encantan es que Mouis (no se cuantas veces lo habre dicho pero el nombre me sigue sonanado de pena xdd) son cuquisisismoosss awww SIGUIENTE! jajaja

    ResponderEliminar
  2. OHH MY GOD. Espectacular. He amado este capitulo, en serio,. Se que te lo digo siempre pero me encanta Mouis asdfghjklñ . Ah, siento no haber comentado en el anterior.. LOSIENTOLOSIENTO. Que sepas que el regalo de Mel a Lou me ha poarecido lo mas adorable que he visto en mi vida. Y eso, que espero que subas pronto.

    ResponderEliminar
  3. ¡Guo! Oh my good. Me da por decirlo y escribirlo XD. Esto sería PERFECTO para un final en serio. ¡Pero no, no acabó! :D . Jaja, además quedan los demás, es que son tan fhfkshfjsh muchas letritas de amor :P . Jajajajaja.

    Son adorables y a la vez, como se dice... ¿sensuales? no sé no sé, ummm ¿sexy? no, no, ummm ya sabes... Que aunque sean adorables tienen sus momentos, jajajaja. ¿Entiendes...? espero que sí, porque me explico pésimamente jaja ;)

    Me encanta tu novela, escribes pero que muy bien. Y espero que también lo tengas claro para seguir adelante y no abandonar nunca de escribir, porque... la ilusión ( y también esperanza jaja ) es lo último que se pierde.

    ¿No..?

    Kisses! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja bueno, no le queda mucho para el final, la verdad :)
      Si, si, te entiendo perfectamente *-*
      Awwww, muchas gracias, de verdad <3

      Eliminar
  4. Oh dios me encanta y como no subas pronto te voy, a estrangular.
    Eres la mejor escritora del mundo

    One Kiss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, O_O Me da miedo que me amenaces...xdd

      Eliminar
  5. Ha sido.. asdfgtredsw. No... más bien asdfedcdrtgfsdfvbrefd.
    Sí, bueno y más jajaja
    Me ha encantado y quiero siguiente yaaaaaaaaaa!
    Me encanta como escribes, ju.
    Un besazo enooooooooorme

    ResponderEliminar
  6. Me encanto me encantOo me encantooo. Es tan nszsdhsdhjhjhjhsdhnhshg los regalos que hermososss siguela prontoo por faa !

    ResponderEliminar
  7. me encanta esta super,super bien !!!!!!
    besitos

    ResponderEliminar
  8. SI SI SI SI SI SI SI SI SI!!!!!!!!!!! Lelelelelelelelelle :)
    Que bien que vuelva a estar juntos *-* ME ENCANTAAAAAAAAAAAA!
    Siguiente! :)

    ResponderEliminar
  9. Tienees que seguirlaa ya! Enserioo está genial que lindoos! <3 besooos

    ResponderEliminar