miércoles, 26 de diciembre de 2012

~Capítulo Cuarenta y Nueve: “París”~




Melanie Flint

Cerré la maleta, me colgué el bolso y salí de mi habitación. Bajé las escaleras y estaba esperándome abajo mi madre.

- Tened cuidado, ¿vale? –dijo.
- Lo tendré.-sonreí besando su mejilla.
- Y pasadlo bien.-dijo antes de que saliera por la puerta.

Fui a casa de Liam que era donde Louis se había quedado estos dos días y llamé al timbre.

- Hola Pecas.-besó mi mejilla.
- Buenos días.-sonreí y entré.- ¿Aún no está listo? –pregunté.
- ¡Si que lo estoy! –dijo bajando las escaleras, sin dar tiempo a que Liam contestara.- Buenos días.-me saludó con un pequeño beso.
- Pues venga, vámonos.-dijo Liam y salimos los tres de allí.

Andamos hasta la estación, nuestro tren hasta Londres saldría en una media hora y luego allí cogeríamos un vuelo hasta París.

- Cuida de mi Pecas, Tomlinson.-le dijo Liam dándole un abrazo.
- Me sé cuidar solita.-repliqué y él rió.-
- Pasadlo bien, nos vemos para año nuevo. Te quiero.-me dijo y besé su mejilla.
- Yo también.-sonreí.
- Eh, eh, ¿voy a tener que ponerme celoso? –dijo Louis y nosotros reímos.
- Que bobo eres.-dije yo.

Avisaron por megafonía que el tren saldría en pocos minutos así que terminamos de despedirnos de Liam y subimos al tren. Pasamos el camino charlando y escuchando algo de música. Llegamos a Londres unas dos horas después y ahora nos tocaría esperar a la hora de salida del vuelo. Pedimos un taxi en la estación que nos llevara al aeropuerto. Una vez allí, facturamos las maletas y para hacer más llevadera la espera, estuvimos paseando por las tiendas del aeropuerto y tomando algo en una cafetería.

Unas horas más tarde, estábamos ya los dos en el avión, rumbo a París, yo apoyando la cabeza en su hombro y no tardé mucho en quedarme dormida.

- Enana, despierta, hemos llegado.-abrí los ojos encontrándome con su sonrisa.

Salimos del avión, tuvimos que esperar un rato hasta que nuestras maletas aparecieron por la cinta transportadora por la que salen las maletas y salimos en busca de un taxi que nos llevara al aeropuerto. Era media tarde y ya había anochecido completamente, íbamos en el taxi y yo no podía dejar de mirar por la ventanilla, aquello era precioso.

- Tenía una habitación reservada a nombre de Louis Tomlinson.-le dijo a la recepcionista en un francés bastante bueno. Tras teclear un par de cosas, la señorita amablemente le dio la tarjeta que abría la habitación y fuimos al ascensor.
- No sabía que hablaras tan bien francés.-le dije.
- Soy una caja de sorpresas, enana.-me contestó haciéndome reír.- ¿Qué? ¿Qué tiene tanta gracia?
- Tú.-dije cuando las puertas del ascensor se abrieron y él me miró haciéndose el indignado.
- Qué bonito. Yo te traigo a París y tú te ríes de mí.-dijo saliendo del ascensor, empezando a andar por el pasillo. Me puse a su lado, pasando un brazo por su cintura.
- Era broma, parece mentira que no lo sepas.-dije.
- Y parece mentira que tú no sepas que te estoy tomando el pelo.-dijo sacándome la lengua y yo le empujé levemente.
- Idiota.
- Tonta.

Llegamos a la habitación y entramos. Era inmensa, una gran cama en medio, dos sofás, una televisión de plasma y una gran cristalera a la que fui inmediatamente. Se podía ver todo París desde allí, era precioso.

- ¿Te gusta? –sentí sus brazos rodeándome desde atrás.
- Es perfecto.-sonreí y besó mi mejilla. Fui a inspeccionar el resto de la habitación y al pasar por la cama, me quedé quieta. Un momento. ¿Una sola cama? Los nervios empezaron a llenarme completamente.
- Si no quieres que durmamos juntos me lo dices y pido otra habitación, no hay ningún problema.-Él aún seguí al lado de la cristalera, mirándome.
- No, no hace falta.-sonreí.-
- Lo digo en serio.-
- Y yo también, ni se te ocurra pedir otra habitación.
- Vale, vale, no me amenaces.-dijo acercándose a mí con las manos en alto.
- Eso sí, no me hago cargo si te doy patadas por la noche.-
- Entonces me voy a otra habitación, decidido.-
- ¿Cómo puedo estar con alguien tan idiota como tú? –dije riendo.
- Por que.-se quedó pensando unos segundos, acercándose totalmente a mí.- Soy irresistible.
- Oh sí, por supuesto que es por eso.-ironicé.
- ¿No es por eso? –negué con la cabeza.- Entonces…será porque me quieres.-hizo que nuestras frentes se juntaran.
- No puedes hacerte una idea de cuánto.-sonrió y terminé con la poquísima distancia que había entre nuestros labios.
- Bueno, ¿qué quieres hacer? ¿Cenamos aquí o salimos por ahí? –me preguntó cuando nos separamos.
- La verdad me apetece quedarme aquí esta noche y mañana ya salimos.-dije.
- Como la señorita quiera.

Pedimos que nos trajeran la cena a la habitación y estuvimos viendo una película mientras cenábamos.

Louis Tomlinson

Se quedó dormida sobre mí antes de terminar la película. Cogí el mando de la tele con cuidado de no despertarla y la apagué, me acomodé en la cama y me quedé dormido abrazándola.

Me desperté y no podía moverme. Reí al ver la situación en la que me encontraba: ella estaba boca abajo con un brazo pasando por mi pecho y una de sus piernas encima de mí también, a la altura de la cintura.

- Mel.-la llamé.
- Cinco minutos más.-dijo girando la cabeza, quedando de manera que me miraba a mí.
- Vamos, tenemos que ducharnos y salir a ver la ciudad.
- Ve duchándote tú.-me dijo aun con los ojos cerrados.
- Lo haría si pudiera, me tienes atrapado, enana.-dije riendo e inmediatamente abrió los ojos. Me deshizo de su “captura” riendo.
- Te dije que me movía mucho.-
- Es igual, he dormido genial.-dije y besé su frente.- Voy a ducharme.
- De acuerdo.-dijo volviendo a cerrar los ojos.

Nos arreglamos y bajamos a desayunar al buffet del hotel. Después, salimos a visitar los sitios más emblemáticos de la ciudad, a excepción de la Torre Eiffel, tenía algo preparado para ella esta noche.

- ¿Por qué no? –insistía una vez más.
- Por que no, no seas pesada.
- Pero a ver, ¿en qué cabeza cabe estar en París y no subir a la Torre Eiffel? –dijo posando sus manos en su cadera.
- No preguntes más.-dije dándola un corto beso en los labios.
- Vas a tener que darme otro de esos si quieres que me calle durante el resto del día.-reí y la besé de nuevo.

Nos hicimos mil y una fotos de todas las maneras posibles, comimos en un restaurante y por la tarde estuvimos de compras, algo que nos encantaba a los dos. Volvimos al hotel sobre las ocho de la tarde.

- ¿Y esto? –preguntó señalando una caja que había encima de la cama.
- Es para ti.-contesté poniéndome a su lado.- Ábrela.-Hizo lo que la pedí y sacó lo que había en ella, un vestido que cuando lo ví pensé que la quedaría precioso.
- Me encanta.-dijo mirándome.
- Pues ve a ponértelo, vamos a salir a cenar.-dije y me respondió con un beso antes de meterse en el baño para cambiarse.
- Vaya, que guapo, Tommo.-me dijo cuando salió del baño.
- Lástima no poder decir lo mismo de ti.-bromeé y recibí un pequeño golpe en el brazo.- Estás preciosa, enana.

Salimos del hotel y pedí un taxi que nos llevara hasta la Torre Eiffel.

- ¿Ahora si que podemos subir? –me dijo en tono burlón.
- Cállate. Era una sorpresa.-

Bajamos del taxi y subimos en el ascensor hasta la parte más alta de la torre a la que se podía acceder.

- ¿Es necesario? –dijo cuando la tapé los ojos con las manos.
- Absolutamente necesario.-dije y la ayudé a salir del ascensor. Abrí los ojos cuando estuvimos frente a la mesa que había preparado para ella.
- Lou…esto es…-dijo observándolo todo.- Maravilloso.-sonrió mirándome.
- Sabía que te gustaría.-sonreí también y nos sentamos a cenar después de probar sus labios una vez más.

La cena transcurrió entre risas y bromas, algo habitual entre nosotros. El tiempo pasaba muy rápido cuando estaba con ella, era increíble todo lo que era capaz de hacerme sentir tan solo con dedicarme una de sus miradas. Cuando quisimos darnos cuenta, estábamos de vuelta en el hotel. Ella salió del baño con el pijama puesto y se tiró en la cama.

- Estoy agotada.-
- ¿Quieres dormir? –pregunté pícaro, tumbándome en la cama a su lado.
- Sí.-contestó.
- Vaya, yo que pensé que te apetecería más otra cosa.-lo dejé caer.
- ¡Louis! –me regañó.-
- ¿Qué? –reí.
- Que quiero dormir. Solo eso.-dijo dándose la vuelta, quedando de espaldas a mí y apagó la luz.
- Claro, como quieras.-dije algo decepcionado. Parecía que se hubiera enfadado por mi comentario, pero no era mi intención, no es que lo necesitara pero se me hacía algo difícil tenerla al lado y no tocarla.
- Lou.-me llamó al rato.
- ¿Qué pasa?
- Lo siento, no debí contestarte así.-dijo.
- Eh, no te preocupes, enana. No pasa nada.-dije pasando un brazo por su cintura, abrazándola desde atrás.
- Lou es que yo.-dijo dándose la vuelta, quedando frente a mí. Estábamos a oscuras pero notaba su respiración chocando contra mi cara.- nunca.-hizo una pausa.- nunca lo he hecho y tengo miedo.
- ¿Miedo de qué?
- De que no sea lo suficientemente buena en eso para ti.-reí levemente.- No tiene gracia, Lou.
- Si que la tiene. Eres perfecta para mí, en todo, enana.-besé su nariz.- Y no te preocupes, cuando estés lista pasará.-besé levemente sus labios pero para mi sorpresa ella los atrapó entre los suyos, haciendo del beso algo más profundo.- No tiene por qué ser ahora.-dije separando escasamente nuestros labios, respirando de manera entre cortada por ese último beso.
 - Lou, tienes que ser tú.-dijo y noté su sonrisa.- ¿Qué mejor sitio que la ciudad del amor?
- En eso tienes razón.-sonreí también.- Pero solo si estás segura, no hay prisa.-repetí.
- Lo estoy, completamente.-dijo antes de volver a besarme como antes.

Esa forma en que me besaba me estaba volviendo loco por lo que me coloqué encima de ella y empecé a deshacerme de todo lo que empezaba a sobrar. Deposité varios besos a lo largo de su cuello mientras ella hacia lo mismo con el pantalón de mi pijama. La miré pidiéndola permiso para continuar a lo que ella respondió besándome de nuevo. Nos quedamos sin ropa interior en unos segundos y delicadamente besé sus labios mientras la hacía mía, solamente mía.

(…)

- Buenos días, dormilona.-dije acariciando su mejilla.
- Buenos días.-sonrió dejando un beso en mi pecho.- ¿Qué vamos a hacer hoy?
- Lo que tú quieras.-sonreí también.
- ¿Vale quedarse así durante todo el día? –preguntó y reí.
- Creo que sí se puede.-contesté.
- Perfecto entonces.-dijo dibujando circulitos con su dedo sobre mi pecho.
- ¿Te hice mucho daño? –pregunté y ella me miró. Negó levemente con la cabeza.
- No, fue estupendo.-dijo sonrojándose.
- Eres adorable cuando te sonrojas.-comenté haciendo que su rubor aumentara más. Reí.- Te quiero boba.-
- Yo más.

Y empezamos así, esa típica pelea del “yo más”, lucha que por supuesto gané. Al final decidimos salir a dar una vuelta y aprovechar las últimas horas en París. Estuvimos fuera hasta que llegó la hora de volver a Londres, esta vez, nuestro vuelo salía por la noche.



Hey Girls! Merry Christmas!!!!!!!!!!!!! Bueno, aquí os dejo el penúltimo capi de la nove, ¿qué os ha parecido? ¿os ha gustado? Y de regalo dos gifs hoy porque me parece que venían como anillo al dedo a este capítulo *-* Intentaré subir el último lo antes posible. Para las que no lo hayais hecho todavía he empezado una nueva fic de los chicos, ya tiene prólogo y primer capítulo: makeyoufeellikethefirsttime.blogspot.com ¡Muchas gracias por todo! Love you all <3

15 comentarios:

  1. Awwwwwwwwww me encanta ^^ Que monos por dios, no es justo, yo también quiero ir a París con Lou D: Dejando a un lado las gilipolleces, pues eso, que me encanta. Y no sabes la pena que me da que se acabe... Pero como dice el refrán 'Bien está lo que bien acaba'.Y otro que dice mi abuela es 'Lo que empieza, acaba. Lo importante es el camino,y, sobre todo, la compañía'
    Lo importante aquí es todo lo que nos has echo sentir, hablo en nombre de todas tus lectoras. Nos has echo reír, llorar, gritar, pero sobre todo, pasárnoslo bien. Te queremos, no lo olvides pequeña Sarai.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ya ves, todas queremos *-*
      Si, supongo que si, todo tiene que llegar a su fin.
      Awwwwwwwwwww muchisimas gracias.
      Yo tmabién os quiero a vosotras <3

      Eliminar
  2. OWWWWW!!! pero que chulooooos. que lindo :D awns es que no es como en las otras historias, (no las tuyas, por supuesto) en tus noves siempre lo ahces taaaan romantico!!!!
    Besitos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aww gracias! Es que me gusta que sea romantico *-*

      Eliminar
  3. Ohh, penúltimo capítulo, ni me acordaba jeje. Dios, estuvo MÁS que GENIAl, estuvo FANTÁSTICA, me encantó lo leo una y otra y otra y otra y otra vez más, ¡y no me canso! me requete requete requete-encanta, dios jaja.

    ¡Espero ansiosa el siguiente y ultimo :( capítulo :) . Jeje, es que me da pena porque en verdad es que no te haces una idea de lo muchíiiiiiiisimo que me gusta tu fic :) .

    Kisses! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Awww muchísimas gracias! :D Sí, ami tambien me da pena que acabe... U_U

      Eliminar
  4. penultimo capitulo, en serio?joder, sime que tendra una segunda parte, por favor te lo pido!! Sera mi fin del mundo, y te aseguro, que no sera muy bonito ver a una niña de trece años berrear como una de cinco.
    A lo que iba, el cap, lo unico que puedo hacer es... *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no lo sé...
      Eh no, no nada de berrear! jajaja
      <3

      Eliminar
  5. Me encanta como siempre chiquilla y por cierto a mi no me pongas esos gifs del señorito Jonas que se me suben los calores jajajaja, por cierto no quiero que se acabe :( bueno aun asi, me encanta ya lo sabes y estoy deseando leer los siguientes ya :) un besazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ya somos dos, es que Joe es ajshbjasdhcfjbsdf mucho Joe *-* Pero pegaba tanto con el capitulo ese video <3
      Gracias. Un beso <3

      Eliminar
  6. asdfghjk me encanta y es una pena que llegue a su fin porque es genial pero como se suele deciir: lo bueno se acaba :3
    Espero que subas pronto el ultimo capitulo y me gustaria hacerte una peticion.... ¿podrias hacer un epilogo? Gracias
    SIGUIENTE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, supongo que si :D
      Pues...ya veré si se me ocurre algo, por supuesto que lo haré :)

      Eliminar
  7. Quiero ahora mismo el siguienteeee. Pero no. No quiero que se acabe la novela. Pero su quiero leer más.
    Uffff que lío bueno, tu sube cuand tengas que subir que el capítulo seguro que es perfecto

    One Kiss

    ResponderEliminar
  8. Pe-pe-penúltimo?! NOOOOOOOOOOOOOOO! jojojojoo :(
    Me encanta la novelaaaaaaaaaaaa! Siguienteeeee

    ResponderEliminar